Google+ Seguidores

lunes, 4 de junio de 2012

Recuerdos Retro: Game Boy Pocket



Así recuerdo mi primera consola. La game boy pocket roja en su caja de plastico, que según tengo entendido, eran las primeras que sacaron. Las otras venian en una caja de cartón.

Esto se remonta a cuando tenia unos 7 años y ni siquiera soñaba con tener una consola propia. Lo más cerca que estaba de un videojuego era en casa de mi vecino de abajo que tenía un emulador en su pc y me dejaba jugar al Street Fighter II. Yo aluciné, nunca había visto un juego tan guay, con esos personajes tan grandes y coloridos; tan fluidos y moviendose por toda la pantalla, llenándola de poderes y ataques especiales.



No recuerdo cuantas tardes pasé en su casa jugando una y otra vez, probando todos los personajes y haciendo gala de mi torpeza ya que no sabía ni como hacer un hado-ken.
Pero me daba igual, me divertía aun sin saber jugar bien. Entonces mi amigo de toda la vida, al cual le gustan los juegos tanto como a mi, le compraron su game boy clásica. Jugamos muchísimo al Donkey Kong Land 2, pero esa es otra historia xD y yo seguía sin poder tener una consola propia, aunque ganas no me faltaban. Sobra decir que me enamoré de esa game boy, del tamaño de un ladrillo y con esa pequeña pantalla monocroma, que nisiquiera era en blanco y negro, sino un verde amarillento y negro.

 Todos los dias desaba que mi amigo llegara a mi casa para poder jugar con esa maravilla portátil. Lejos quedaban los dias en los que no podía dejar de pensar en el colorido y maravilloso Street Fighter II, ahora solo pensaba en Donkey Kong, Mario Land y Tetris.

Hasta que un día, mis padres me llevaron al centro comercial con la intención de regalarme mi ansiada game boy. Pero por aquel entonces ya había salido la nueva Game Boy Pocket y yo lo sabía, así que no dudé ni un instante en pedir esa en lugar de la clásica. "Es mejor", pensé, y más ligera.

Y ahí estaba yo, ante la vitrina de la tienda, con todas las game boy pocket recién salidas del horno, en su edición especial con caja de plástico. Habian un montón de colores, y justo al lado, la game boy clásica en un maravilloso pack con Mario Land y Tetris.



Aún con los dos juegos, era más barata que la pocket, creo recordar. Pero yo estaba deslumbrado ante la nueva Game Boy Pocket y pedí una. Cuando el dependiente me preguntó que color quería, dije "la roja, por ejemplo..." No me lo pensé mucho, y no sé por qué, sobre todo porque ahora soy un maldito indeciso para todo y me lo pienso mucho antes de tomar cualquier decisión. No digamos ya algo importante como el color de una consola xD.

El caso es que ya tenía mi Game Boy Pocket nuevecita y ahora tocaba enfrentarme al Round 2 de mi periplo. Elegir un juego con el que acompañar a mi nueva amiga. Me puse ante el escaparate de juegos de game boy. Me bastaron tres segundos para verlo. Ahí estaba, esperándome.

Mis ojos se iluminaron y se pusieron como platos. No me lo podía creer. "El Street Fighter!!", dije mientras lo sujetaba entre mis manos. Por supuesto no miré más y me lo llevé a casa. Claro que la versión de game boy no era ni de lejos igual que la de Super Nintendo, no digamos ya la de recreativa. Pero era Street Fighter II en la palma de mi mano. Jugué y jugué durante meses y , al igual que hice en casa de mi amigo, no sabía hacer ninguna técnica especial. Leí el manual pero no entendía los comando que me pedía, así que decidí jugar a mi manera.


No fué hasta hace poco menos de dos años cuando un amigo que es muy fan de la saga, al que le puse mi amado SFII de game boy y empezó a jugar como alguien que sabe lo que hace. Como el juego no tiene voces, él se encargaba de reproducir los nombres de las técnicas imitando las voces de los personajes. Yo aluciné ya que pensaba que era muy dificil jugar así, pero él me enseño y entonces, después de muchos años, comprendí cómo jugar al Street Fighter II. Aquello era otra historia, era genial desencadenar el puño del dragón con Ryu o el Spining Bird Kick con Chun-li.

 Y así doy por acabado el primer capítulo de Recuerdos Retro, con la historia de mi primera consola y mi primer juego, al que luego le siguieron muchos más.
En cuanto a la Game Boy Pocket aún está en mi armario junto al resto de game boys de mi colección, con las pilas puestas (literalmente) y lista para llevarme de nuevo a esa época en la que bastaban dos muñecos grises para pasar toda una tarde de diversión.

6 comentarios:

  1. El amor al retro se contagia, ¿eh? xDD

    Me hace gracia porque propia, lo que se dice propia, mi primera consola fue también una portátil (en este caso la Game Boy Advanced) y porque hace poco Pedro me regaló el Street Fighter II de la Game Boy, ése mismo que del que has hablado.

    Me ha gustado mucho tu artículo. ¡Ánimo, escribe más! ^^

    ResponderEliminar
  2. Genial artículo, pero un consejo no dejes las pilas puestas a las gameboys, pueden soltar residuos y jodertelas.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranqui, se las quito cuando sé que no la voy a usar en mucho tiempo xD. Gracias por tu comentario!!

      Eliminar
  3. Recuerdos retro, me gusta la sección, yo tuve también una GameBoy (bueno todavía la tengo) aunque la mia fue la primera la ladrillo :) una flipada de portátil, aunque nunca llegué a jugar al Street Fighter, jugaba mucho en recreativas y la verdad me faltaban botones en la consola para ejecutar bien los movimientos, al que si le di fuerte fue al tetris y al Mario Land 2 vaya juegazo, buenos recuerdos y buena sección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^.^ No te pierdas el siguiente capítulo de "recuerdos retro": mi primera consola de sobremesa, la PlayStation.

      Eliminar
  4. Muy buen reportaje Luffy! Me ha gustado, ha sido ameno y en especial nostálgico xD el cual me hace recordar mi época de mi primera Game Boy clásica con mis primeros juegos: Tetris 2, Wario Land, Kiby's Dream Land(en el cual Kirby aún era blanco...) :_D

    ResponderEliminar